Resultados de la encuesta de indicadores de CFO de 2020 de Workday: la agilidad lo es todo

Cuando los responsables financieros se vieron sumidos en el caos causado por la pandemia global, muchos descubrieron que ante la confusión económica, la capacidad de operar con agilidad es exactamente lo que se necesita para evitar que sus empresas se vayan a pique.

Image placeholder

Cuando los responsables financieros se vieron sumidos en el caos causado por la pandemia global, muchos descubrieron lo que algunos de sus homólogos mejor preparados ya sabían: que frente al tumulto económico, la capacidad de operar con agilidad, pronosticar con confianza y ejecutar tareas financieras fundamentales de manera eficiente son exactamente lo que se necesita para evitar que sus empresas se vayan a pique. 

Estas revelaciones se ven reforzadas por nuestra encuesta de indicadores de CFO de 2020. Este informe, encargado por Workday desde 2015, estudia cómo 225 CFO ven la transformación digital de la función de finanzas, es decir, el momento en el que las empresas aplican el poder de las soluciones cloud, el machine learning y los augmented analytics a actividades esenciales como la planificación, la previsión y la elaboración de presupuestos. 

Lo sorprendente de los resultados de esta encuesta es que captaron el valor de la transformación digital de la función finanzas en el momento en que sus ventajas eran probablemente más importantes. El equipo de la encuesta consultó a los CFO desde marzo hasta mayo de 2020, justo cuando las empresas empezaron a sufrir lo más duro de la pandemia. Y descubrió que la transformación digital del área de finanzas no solo está salvando a las empresas hoy, sino que las está preparando para prosperar en el futuro.

"El equipo de la encuesta consultó a los CFO desde marzo hasta mayo de 2020, justo cuando las empresas empezaron a sufrir lo más duro de la pandemia.".

Michael Magaro Vicepresidente de Business Finance e Investor Relations Workday

Los aceleradores digitales funcionan mejor que los novatos

El cincuenta y cuatro por ciento de los CFO encuestados dice que ha implementado algún tipo de iniciativa de transformación digital. El informe identifica a estas organizaciones como "aceleradores digitales" y las distingue de los "novatos digitales", es decir, el 46 % que aún no ha iniciado su proceso de transformación.

Pero no solo estamos hablando de categorías. Los resultados muestran que la diferencia entre aceleradores y novatos se refleja en el rendimiento en el mundo real. Y revela un vínculo directo entre la transformación digital de la función de finanzas y las prácticas comerciales ágiles necesarias para prosperar en la nueva normalidad.

Entre los aceleradores digitales, el 79 % dice que sus equipos son "más que competentes" en los procesos de generación de informes, planificación y cierre financiero. Menos de la mitad de los novatos digitales (un 38 %) pudo decir lo mismo.

La transformación digital también ha ayudado a los aceleradores a ganar más confianza en sus pronósticos de pérdidas y ganancias a dos años en comparación con los novatos (un 73 % frente a un 43 %). Y en un momento en el que la agilidad lo es todo, el 70 % de los aceleradores digitales dice que es más que competente a la hora de responder y reaccionar rápidamente a los cambios. Solo el 43 % de los novatos digitales expresó el mismo nivel de competencia.

El coste de esperar

Los aceleradores digitales que dicen ser competentes en áreas clave son prácticamente el doble que los novatos, lo que evidencia que retrasar las iniciativas de transformación digital de la función de finanzas tiene un precio para las empresas. Por ejemplo, es probable que los novatos digitales se encuentren menos preparados para abordar las prioridades comerciales que citaron esta primavera, incluida la contención de costes (59 %), la proyección de ingresos (53 %), la gestión de efectivo y liquidez (54 %) y la planificación y optimización de la fuerza laboral (61 %).

Estas prioridades dicen mucho de lo muy necesarias que son la eficiencia, la confianza y la agilidad. Vivimos un periodo desconcertante, y centrarse en actividades como mantener los costes, volver a predecir los ingresos y redistribuir la fuerza laboral tiene todo el sentido.

Pero esperar a que pase la crisis (sea cuando sea) para comenzar su proceso de transformación digital h, podría ser un error por el que su empresa pagaría un precio muy alto mucho después de que acaben los confinamientos y se recupere la economía. En este punto, la encuesta de indicadores de CFO ofrece algunos insights sobre las medidas que los responsables financieros pueden tomar ahora.

Lo que pueden hacer ahora los CFO

Una de las circunstancias que contribuyó al estatus de novato digital de casi la mitad de los encuestados es simplemente que sus lugares de trabajo no estaban preparados para la transformación. Casi un tercio de los responsables financieros informaron de que sus iniciativas de transformación digital se habían estancado porque sus organizaciones carecen de las skills y las culturas adecuadas necesarias para realizar el cambio.

Pero los datos de la encuesta sugieren que los CFO pueden empezar a crear un lugar de trabajo más ágil derribando estos obstáculos para la transformación. Pueden empezar a trabajar con RRHH, mediante el reclutamiento y el reskilling, para crear una fuerza laboral capaz de trabajar con tecnología emergente, una necesidad citada por el 34 % de los responsables financieros. La escasez de skills más urgente se encuentra en el modelado predictivo y en la planificación de situaciones hipotéticas, así como en la capacidad de identificar y gestionar el riesgo (¿La skill que los CFO clasifican por debajo de todas las demás? El dominio de las hojas de cálculo. Claramente, con una gran cantidad de soluciones de planificación basadas en tecnología cloud e impulsadas por inteligencia artificial disponibles en la actualidad, los responsables financieros ya no consideran que los expertos en hojas de cálculo sean fundamentales para su éxito a largo plazo).

Y al administrar mejor los datos financieros y operativos, los CFO pueden derribar otra barrera para lograr la transformación. Casi la mitad dijo que cree que las decisiones empresariales fundamentales se retrasan porque el área de finanzas no es capaz de entregar insights significativos a partir de los datos. Esto revela claramente el déficit de skills en analytics. Pero mientras que los datos se convierten en activos empresariales cada vez más vitales, solo el 27 % de los CFO dice que tiene un rol importante a la hora de decidir cómo se recopilan, almacenan y analizan los datos.

Asumir un rol de administración de datos más directo también podría ayudar con las iniciativas para que los empleados vuelvan al lugar de trabajo de forma segura. Por ejemplo, combinar datos de la fuerza laboral con datos de salud externos podría ayudar a los ejecutivos a determinar quién está preparado para volver al trabajo de una manera segura.

No es momento para novatos

Planificar para un futuro incierto ya es bastante difícil, no hace falta complicarlo más teniendo que convencer a una cultura recalcitrante para que cambie. Pero los resultados de esta última encuesta de indicadores de CFO muestran que la transformación digital del área de finanzas no solo ayuda a gestionar el caos actual, sino que también ayuda a las empresas a estar preparadas para disrupciones futuras.

Parece que los CFO así lo reconocen. La transformación digital del área de finanzas puede haber sido una prioridad para solo 1 de cada 20 (un 5 %) de los CFO encuestados mientras la pandemia se afianzaba. Pero una tercera parte (34 %) espera que sea una prioridad dentro de un año.

Es una buena señal. Porque si algo nos demuestra esta encuesta de CFO es esto: ahora no es momento para novatos.

Más lectura