Tres insights de finanzas que marcan el camino hacia la recuperación de las empresas

Para tomar decisiones en tiempo real y conseguir que las empresas se encaminen hacia la normalidad, los líderes necesitan datos de una calidad adecuada. En este artículo se abordan los tres insights clave que los responsables financieros deben aportar a las empresas y la importancia que tienen hoy día.

Image placeholder

A medida que la economía global se recupera poco a poco, los líderes empresariales necesitan la ayuda de los CFO para que los guíen hacia la recuperación mediante insights que permitan tomar las decisiones más acertadas. Ante la incertidumbre económica global, pocas conclusiones son realmente definitivas. Ahora bien, ¿qué insights basados en datos necesitan las empresas para responder adecuadamente a los cambios constantes? En este artículo, abordamos en profundidad las tres áreas principales que deben tener en cuenta los responsables financieros para que las empresas puedan superar esta época ocupando una posición preeminente.

Obtener mayor visibilidad del capital circulante

Gestionar las presiones sobre el efectivo seguirá siendo una de las máximas prioridades para los CFO a medida que nos acercamos al año 2021. Durante la pandemia de COVID-19, muchas empresas han visto sus beneficios severamente reducidos. Esto ha tenido una repercusión negativa en el flujo de caja debido al retardo en los pagos a los proveedores. Según Fortune, el 94 % de las empresas Fortune 1000 sufren disrupciones en la cadena de suministro a causa del coronavirus y se enfrentan a la realidad de tener que ser más ágiles en la gestión de inventarios. La fragilidad en todo el ciclo de procure-to-pay puede repercutir negativamente en el capital circulante y en el modo en que lo gestionan las empresas.

El problema reside en que muchas empresas tienen insights y capacidad de gestión limitados sobre las entradas y salidas de efectivo. Esto daña su capacidad para financiar iniciativas imprescindibles y repercute en las exposiciones de deuda. La falta de agilidad y el uso de tecnología legacy son dos de los principales factores que impiden que las empresas dispongan de una visión completa del capital circulante.

En un artículo anterior, abordamos la rapidez con la que cambia la situación general a causa de la pandemia. Por consiguiente, la necesidad de tener un acceso rápido a datos financieros en tiempo real es cada vez más acuciante. La función de finanzas debe ser capaz de compartir insights inmediatos sobre la posición de efectivo de la empresa, además de las entradas y salidas de efectivo a escala más amplia en la organización. Por su parte, los líderes empresariales deben comprender rápidamente la posición de efectivo de la empresa para poder financiar iniciativas de crecimiento, ajustar el nivel de las inversiones existentes o reducir el nivel de riesgo en toda la organización.

Mejorar la visibilidad del capital circulante implica también que los sistemas y procesos permitan que las empresas adapten las condiciones de pago, los objetivos de cobros al contado y las necesidades de inventario para optimizar el capital circulante. Esto también significa ejercer un control más eficaz de la gestión de gastos, lo que confiere a los equipos de finanzas la capacidad de analizar las compras y reducir los gastos inadecuados. Los retos en la cadena de suministro pueden llevar a las empresas, a menudo presas del pánico, a realizar gastos considerables de inventario con proveedores no preferentes. Esto reduce la posibilidad de ahorrar gracias a los descuentos contractuales y suele darse en épocas especialmente agitadas.

Los equipos de finanzas deben estar preparados para proporcionar informes actualizados y en tiempo real a las empresas sobre ahorro de costes por categoría de gastos, visibilidad total de la cartera de proyectos y el gasto y, esencial en el entorno actual, visibilidad del estado general y el desempeño de las relaciones con los proveedores.

Si bien los equipos de finanzas tienen un rol esencial a la hora de gestionar mejor el capital circulante, esto no solo compete al CFO. En referencia al podcast de McKinsey "Make Working Capital Work Harder for You", Matt Stone, partner asociado de McKinsey en Londres, alude a la necesidad de la colaboración transversal: "El capital circulante no es un factor que solo puedan cambiar un CEO o CFO. Adquisiciones gestiona las cuentas por pagar, los equipos comerciales se encargan de las cuentas por cobrar; por su parte, Inventario combina operaciones, cadena de suministro y otros líderes empresariales. Para incrementar el desempeño en todos estos ámbitos, debe convencer a una gran cantidad de personas de todos los niveles de la organización para que cambien sus comportamientos cotidianos". 

"Es importante que los inversores tengan en cuenta una serie de resultados posibles, por lo que el uso del modelado de situaciones hipotéticas para orientar a las empresas es realmente crucial".

Barbara Larson General Manager, Workday Financial Management

Empoderar a las empresas para tomar decisiones basadas en datos

Cuando los cambios son constantes, obtener insights adecuados en las empresas para orientar la toma de decisiones basadas en datos puede ser todo un reto. Durante la pandemia global, a raíz de los confinamientos decretados por las autoridades y una situación general que evoluciona constantemente, la capacidad para recalibrar y tomar decisiones con rapidez ha resultado crucial. Ahora bien, incluso durante épocas más estables, cada vez es más importante ser capaz de empoderar a otros líderes empresariales para que tomen decisiones basadas en datos.

De hecho, los insights basados en datos son totalmente esenciales para empoderar la toma de decisiones. Esto quedaba claro en un estudio global de Workday sobre líderes empresariales en el que los rezagados tecnológicamente, es decir, los que carecen de agilidad organizacional, afirmaban que la información desfasada y los equipos aislados son los principales impedimentos para la democratización de la toma de decisiones. Al otro lado del espectro, un 80 % de los líderes tecnológicos de las empresas más agiles afirmaba que todos los empleados tienen acceso a datos oportunos y relevantes, sin que nadie les bloquee el acceso a esa información. En el caso de los "rezagados", esa libertad de acceso es aplicable solo a un 24 % de los empleados.

Esta disparidad en los porcentajes tiene sentido. A medida que crecen y evolucionan, las empresas acumulan diferentes sistemas y tecnologías que suelen ser fragmentarias y difíciles de integrar. Esto también suele pasar con los orígenes de datos. Con frecuencia, las empresas utilizan varios orígenes de datos y herramientas para la creación de informes que se combinan para obtener una visión integral. En el caso de finanzas, resulta complicado informar con rapidez y fiabilidad sobre el desempeño, identificar desviaciones y detectar riesgos, tres componentes vitales que pueden retrasar la toma de decisiones cruciales para las empresas.

Barbara Larson, general manager de Workday Financial Management, destaca la importancia de eliminar los silos tecnológicos y culturales si los responsables de finanzas pretenden empoderar a las empresas para tomar decisiones basadas en datos: "La función de finanzas debe ser capaz de comprender con rapidez las repercusiones de los cambios en las empresas mediante el acceso a los datos en tiempo real, en diferentes niveles de detalle y dimensionalidad, directamente desde su sistema de planificación y contabilidad.[...] Desempeño, variación y riesgo son los tres insights esenciales que los responsables de finanzas deben poder proporcionar a las empresas. Además, la necesidad del acceso al autoservicio para planes, cifras reales, detalles de la fuerza laboral y analytics de datos operativos es mucho más decisiva cuando reside en un único sistema".

Gestionar las expectativas de los inversores con orientaciones periódicas

Para muchas empresas, uno de los aspectos más difíciles de la crisis de la COVID-19 ha sido la incertidumbre y la volatilidad que se ha creado respecto al futuro a largo plazo. Los mercados financieros han sufrido grandes fluctuaciones, lo que ha incrementado la presión de la comunidad de inversores y la necesidad de adoptar un enfoque más estratégico en las comunicaciones con estos. Muchas empresas han asignado a finanzas la tarea de comunicar de forma meticulosa y proactiva el modo en que los equipos de gestión abordan la crisis, además de proporcionar informes de ganancias programados.

A corto plazo, los equipos de finanzas deberán tener en cuenta las repercusiones de la situación en la orientación y si hace falta retroceder, rectificar o reafirmarse. Según el artículo de Deloitte "Investor Relations: Adapting to the COVID-19 Next Normal", con un entorno de rápida evolución como trasfondo, la información cuantitativa, la que prefiere la mayoría de los inversores, puede que no esté disponible. "En esos casos, las empresas afectadas quizá deban analizar cuáles son las repercusiones materiales de la disrupción en su negocio (tarea cada vez más compleja debido a la persistencia de la incertidumbre relacionada con los efectos y la duración de la pandemia) y responder en consecuencia", afirma el informe.

En el artículo, Deloitte recomienda varios CFO y profesionales de relaciones con los inversores. Además, reevalúa orientaciones y evalúa revelaciones. Una de las principales áreas en las que concentrarse es la planificación de situaciones hipotéticas para prever las posibles repercusiones y las consecuencias asociadas de áreas que son de especial interés para los inversores como, por ejemplo, los convenios.

Larson comparte esta opinión: "Es importante que los inversores tengan en cuenta una serie de resultados posibles. Así pues, el uso del modelado de situaciones hipotéticas para orientar a las empresas es realmente crucial. [...] Los equipos de finanzas también deben procurar destacar la estabilidad de las empresas haciendo hincapié en objetivos a largo plazo y demostrando esas métricas con claridad. Por último, y no por ello menos importante, la planificación de la mitigación de riesgos es fundamental para restaurar la confianza de los inversores, ya que la preparación en épocas tan inciertas demuestra un cierto control de la situación".

Más lectura