Escalabilidad, fiabilidad e innovación del sistema empresarial en la era pospandémica

A medida que las empresas y el mundo en general empiezan a recuperarse de los efectos de la pandemia, la función de TI tiene la oportunidad de volver a evaluar las prácticas establecidas por necesidad y mantener las más valiosas.

Image placeholder

Desde la perspectiva de la función de TI, el año 2020 nos ha enseñado que la velocidad de los cambios puede repercutir drásticamente en las necesidades y el uso de la tecnología, y que la demanda de carga de trabajo de sistemas esenciales para los negocios puede pasar rápidamente de impredecible a inaudita. Hoy más que nunca, las empresas exigen sistemas fiables y resilientes que se adapten de forma constante a sus necesidades, sin importar cómo cambie el mundo, sus fuerzas laborales o las cargas de trabajo.

A medida que las empresas y el mundo en general empiezan a recuperarse de los efectos de la pandemia, la función de TI tiene la oportunidad de volver a evaluar las prácticas establecidas por necesidad y mantener las más valiosas. Muchos responsables de TI han realizado un arduo proceso de selección en cuanto a herramientas y procesos se refiere. Les sería útil dar prioridad a los mejores la próxima vez que se les exija afrontar cambios repentinos. 

El año pasado se vio claramente que no migrar a un entorno cloud puede resultar un gran impedimento para las empresas a la hora de responder con rapidez y crear resiliencia. Es más, las empresas se están dando cuenta de que emplear  un buen sistema cloud para las funciones de gestión (finanzas, recursos humanos y planificación) marca la diferencia. Es clave. Sin embargo, hemos observado que no basta con disponer de un sistema cloud. Para lograr manejarlo correctamente, hace falta un enfoque equilibrado que optimice la fiabilidad, la escalabilidad y la innovación continua.

Hemos visto muchos ejemplos de sistemas saturados: desde sistemas de desempleo estatales que eran incapaces de procesar a tiempo reclamaciones hasta aplicaciones de tecnología financiera (fintechs) que no podían gestionar un alto volumen de operaciones. El año pasado fue un auténtico caos, por decirlo de forma suave.

No obstante, también vimos ejemplos increíbles del valor de un sistema "genuinamente cloud" en acción. Por ejemplo, clientes que usaban Workday de formas innovadoras, cambios vertiginosos en modelos operativos o cambios de departamento de los trabajadores de los hospitales para responder con rapidez a la COVID-19. Nuestros volúmenes de transacciones no solo fueron más altos, sino que los hábitos de uso eran imprevisibles y no tenían precedentes. Al adoptar un enfoque equilibrado de prestación de servicios en un sistema cloud, Workday pudo ofrecer y continúa ofreciendo a día de hoy los más altos niveles de fiabilidad, escalabilidad e innovación. 

Las empresas se están dando cuenta de que emplear  un buen sistema cloud para las funciones de gestión (finanzas, recursos humanos y planificación empresarial) marca la diferencia. Es clave.

Veamos algunas dimensiones de prestaciones de servicios cloud de calidad y algunos temas de inversión en curso en Workday.

Fiabilidad. Aunque el mundo que nos rodea puede ser impredecible, sentimos que es nuestra responsabilidad que no lo sea, sobre todo en lo que concierne a la disponibilidad para nuestros clientes. En 2020, cumplimos esta obligación con una disponibilidad del servicio del 99,98 %. Ofrecemos los recursos necesarios para cumplir con la carga de trabajo que exigen nuestros clientes, ya sea una carga prevista por patrones históricos o una nunca vista antes. Además, gracias a la inversión continua en supervisión proactiva, somos capaces de detectar problemas y aplicar recursos antes de que afecten al cliente. 

Escalabilidad. A medida que Workday y nuestros clientes han ido creciendo, no solo hemos respondido a la demanda, sino que también hemos mejorado nuestro desempeño en el tiempo. Procesamos aproximadamente 265 000 millones de transacciones al año. Una escala sin precedentes en el sistema cloud para las finanzas, los recursos humanos y la planificación empresarial. Además, somos el único proveedor de nuestro sector que ofrece un acuerdo de nivel de servicio de desempeño para todos los clientes, sin importar su tamaño o sector.

Innovación continua. Implementamos progresivamente cambios y funciones de un modo razonable y fácil de usar, mejorando continuamente la experiencia del cliente y evitando dar pasos atrás. Todo ello sin interrumpir las operaciones de nuestros clientes. Ciertos proveedores tratan de hacerle ver que es mejor dejarle elegir cuándo hacer una molesta actualización, pero no es así. Nuestra filosofía es que, al igual que con las aplicaciones de consumo, podemos seguir innovando en las aplicaciones de Workday para ofrecer un mayor valor con el mínimo inconveniente.

La próxima vez que evalúe a un proveedor de servicios cloud, pregúntele sobre las inversiones que lleva a cabo en su infraestructura principal y su enfoque para equilibrar de forma estratégica la inversión en todas las dimensiones del modelo cloud. Pídale que le demuestre que sus aplicaciones esenciales para el negocio estarán ahí cuando más lo necesite: cuando vuelva a imperar el caos. 

Más lectura