En conversación con Chano Fernández: encontrar el ritmo en medio de la disrupción

Chano Fernández asumió el rol de co-CEO de Workday en un año marcado por la disrupción y la incertidumbre. Aquí habla de la importancia de cuidar de la cultura empresarial e inspirar un día de trabajo más brillante para todos, y de la influencia del bailes latinos de salón en sus pasos como co-CEO.

Image placeholder

Al cabo de unos minutos de charla con Chano Fernández, uno ya sabe que las claves del éxito para él son una sólida ética del trabajo, una actitud positiva y una dirección basada en la compasión y la empatía. 

La carrera profesional de Chano comenzó en McKinsey & Company, donde ejerció como consultor sénior. Poco después sería partner fundador de Blue C, una empresa proveedora de servicios de Internet y TI. Y posteriormente ocupó cargos ejecutivos de ventas en Europa, en Infor y SAP, antes de unirse a Workday en 2014. 

Hoy supervisa todas las relaciones globales con los clientes de Workday, en las áreas de adquisición, servicios, éxito del cliente y soporte al cliente. Chano aborda sus responsabilidades con un optimismo palpable y una energía que inspira a su equipo para hacer un gran trabajo y satisfacer a más de 9 000 clientes de Workday en todo el mundo.

Aunque la carrera de Chano ha seguido una trayectoria lineal, su enfoque de liderazgo se ha visto influido por ciertos giros imprevistos, algunos de ellos ocurridos el año pasado. Asumió el cargo de co-CEO de Workday en agosto de 2020, durante la pandemia global, en un clima de reconocimiento generalizado de las injusticias sociales y polarización política en Estados Unidos. Podría decirse que 2020 fue la prueba definitiva para los líderes empresariales y Chano estaba dispuesto a afrontar los retos, junto con el cofundador de Workday, co-CEO y presidente, Aneel Bhusri.

Hablamos con Chano para saber más sobre las áreas en las que centra su atención, su percepción al cumplirse el primer año de su nombramiento como co-CEO de Workday y qué es lo que más le entusiasma del futuro de Workday.

Se convirtió en co-CEO en momentos difíciles en todo el mundo. ¿Qué hizo para adaptarse a su nuevo rol durante la crisis?

Ahora que lo pienso, 2020 fue una clase magistral para quienes ocupaban cargos de liderazgo. Las soft skills, que son esenciales en una empresa, se hicieron aún más críticas. La empatía y la compasión formaron parte integral de todas las rápidas decisiones, acciones y comunicaciones que Aneel y yo impulsamos. 

Nuestro propósito en Workday es inspirar un día de trabajo más brillante para todos y eso implica ayudar a nuestra comunidad en general a adaptarse y prosperar en este mundo cambiante. Para eso nos basamos en una serie de valores fundamentales y los empleados ocupan el primer puesto en esa lista. Así que al asumir el rol de co-CEO me centré ante todo en la seguridad y el bienestar de nuestros empleados en todo el mundo, para que a su vez pudieran ayudar a nuestros clientes y comunidades.

Cuando pienso en las medidas que tomamos en Workday, me siento increíblemente orgulloso de la ayuda prestada a nuestros empleados y de las iniciativas emprendidas para afrontar el momento, cosas como ofrecer flexibilidad, y apoyo financiero y del bienestar de los empleados e invertir en varias iniciativas de diversidad, equidad e inclusión.

También me enorgullece seguir respaldando a los clientes para ayudarles a afrontar las numerosas dificultades existentes en esta época de cambio rápido. 

¿Cuál es el secreto de una buena colaboración entre los co-CEO y qué más nos podría contar sobre cómo se distribuyen Aneel y usted las responsabilidades del rol?

A mi esposa, Esther, y a mí nos gustan los bailes latinos de salón. ¿Y qué tiene eso que ver con el rol de co-CEO? Pues que en el baile de salón hay una estrecha colaboración basada en la confianza y el compromiso. Cuando tú y tu pareja tenéis esa base, la ejecución del baile es convincente. 

Lo mismo ocurre con una buena colaboración empresarial y estoy orgulloso de poder decir que así es la que Aneel y yo tenemos en Workday. Además de confianza y compromiso, tenemos una amistad genuina que ha resultado valiosísima a la hora de tomar las medidas requeridas para el negocio, los empleados y los clientes —con el apoyo de nuestros partners— durante estos tiempos inciertos. Nuestra amistad basada en la confianza es especialmente vital cuando tenemos que improvisar un poco.

"Ahora que lo pienso, 2020 fue una clase magistral para quienes ocupaban cargos de liderazgo".

Chano Fernández Co-Chief Executive Officer Workday

Una de las claves para equilibrar nuestros roles de co-CEO es el ritmo constante en la dirección del trabajo cotidiano. Cada uno aporta skills exclusivas y complementarias que nos permiten dividir nuestra atención para asegurar que satisfacemos las exigencias del rol y obtenemos resultados positivos. 

Yo me centro en las relaciones con los clientes y la estrategia de crecimiento. Aneel se centra en el producto y las tecnologías. Y así equilibramos bien nuestras prioridades clave. Eso no quiere decir que nos limitemos a un enfoque de "divide y vencerás". Hay muchas competencias que compartimos como co-CEO. Y creo que son algunas de las más críticas: la adjudicación de responsabilidad, la comunicación y la puesta en práctica de los valores fundamentales de Workday. Siempre intentamos hacer lo correcto con nuestros empleados, nuestros clientes y la comunidad en general.

¿Cuál es el mejor consejo que le han dado en su carrera profesional? ¿Y qué puede decirles a quienes quieren seguir avanzando en su trayectoria?

He tenido la suerte de recibir orientación y ser testigo de un liderazgo excelente durante mi carrera, pero la verdad es que se trata de una cuestión de actitud. Siempre he estado de acuerdo con lo que decía Zig Ziglar: tu actitud determina tu altitud. Y lo he constatado tanto entre compañeros como entre clientes. Puede que suene simple, pero tener una actitud positiva y hacer lo que debes puede ser muy eficaz y tener un efecto inmediato en otras personas. 

Es lo que me guía, como líder empresarial y en mi vida personal, y es el consejo que doy a quienes quieren progresar en su carrera profesional. O sea que, al llegar al siguiente nivel, hay que centrarse en dar lo mejor de uno mismo para ese rol. 

"Una de las claves para equilibrar nuestros roles de co-CEO es el ritmo constante en la dirección del trabajo cotidiano".

También creo que es importante rodearse de gente que te diga lo que debes oír y no solo lo que quieres oír. Con compañeros y homólogos sinceros, podrás seguir desarrollándote y aprendiendo, sea cual sea el nivel al que hayas llegado en tu carrera. Si mantienes tu autenticidad, trabajas duro y demuestras que quieres dar lo mejor de ti mismo, tienes el éxito asegurado. 

Si pudiera elegir una persona, de cualquier época, con la que cenar ¿quién sería y por qué? 

Sin dudarlo: cenaría con Rafa Nadal. Me encanta el tenis y soy español, o sea que Rafa y yo tenemos eso en común. Pero lo que más admiro es su forma de ser. Mantiene la compostura y es muy profesional, tanto en la pista de tenis como fuera de ella. 

Es un gran tenista, pero también lo son sus competidores. Para mí Rafa destaca porque siempre está dispuesto a luchar, no se limita a confiar en su talento o habilidad natural. Ha demostrado ser una persona constante y con mucha fortaleza mental y humildad, cualidades con las que me identifico. Parece buena persona. Me gustaría conocerlo. 

¿Qué es lo que más le entusiasma sobre el futuro de Workday?

Aunque hay muchas cosas que me entusiasman sobre el futuro de Workday, para mí destacan dos: nuestra cultura y nuestro crecimiento. Cuando me incorporé a Workday en 2014, sabía que entraba a formar parte de algo especial. Esta empresa está llena de gente auténtica, innovadora y con un talento increíble, que es la base de una gran cultura empresarial. Y es una cultura que hemos fomentado y sigue impulsando la actividad de Workday. 

Para llegar a ser una empresa valorada en 4000 millones de dólares hemos seguido una trayectoria extraordinaria. Ahora tenemos nuestras miras puestas en un objetivo aún más ambicioso: llegar a ser una empresa valorada en 10 000 millones de dólares. Vamos por buen camino, con un sólido rendimiento del ejercicio contable de 2021 y la primera mitad de 2022. Tenemos ante nosotros una enorme oportunidad de ser el pilar de la transformación digital de nuestros clientes. Es fantástico llevar adelante nuestra estrategia de crecimiento mientras creamos soluciones líderes del sector que ayudan a nuestros clientes a gestionar sus empresas. A medida que nuestra empresa crezca, también debe crecer nuestra fuerza laboral y este año Aneel y yo hemos anunciado unos objetivos de contratación realmente ambiciosos, con planes de aumentar en más de un 20 % nuestra fuerza laboral durante este ejercicio contable.

Retomando el tema de la cultura, ¿cómo ve la cultura empresarial en un entorno de trabajo que es cada vez más digital?

Aunque nuestra cultura empresarial siga evolucionado al crecer la empresa y prepararnos para la "próxima normalidad", nuestros valores fundamentales seguirán siendo la base de todo. Estamos buscando formas nuevas y creativas de promover nuestra cultura empresarial en un modelo de trabajo híbrido, para mantenernos conectados e interactuar. Las reuniones virtuales son estupendas desde el punto de vista de la productividad, pero hacen más fácil ir al grano sin preámbulos y prescindir de la saludable charla informal que hay en la mayoría de las reuniones presenciales. Esos momentos antes de la reunión nos permiten conocernos a un nivel más personal.

"Esta empresa está llena de gente auténtica, innovadora y con un talento increíble, que es la base de una gran cultura empresarial."

Nos estamos preparando para el futuro del trabajo y nos comprometemos a proporcionar a los empleados la flexibilidad que exige la situación de cada uno y a garantizar que se sientan cómodos. También estamos priorizando la creación de oportunidades de experimentar la conexión cultural para la que está pensado el diseño de nuestras oficinas. Al fin y al cabo, somos criaturas sociales. Debemos seguir dando prioridad a la salud y al bienestar, pero es vital que creemos momentos de encuentro para que las personas compartan historias, experiencias e ideas, en un entorno seguro.

Para terminar ¿hay momentos destacables de su primer año como co-CEO?

Este año pasado nos ha enseñado muchas cosas y estamos resurgiendo más fortalecidos y resilientes que nunca. He visto y me han inspirado muchos momentos conmovedores entre compañeros, empleados y nuestros clientes. En marzo y abril del año pasado, llamé a un número considerable de clientes y empleados para ver cómo se encontraban y cómo llevaban la situación, y si podíamos ayudarles en algo. Me impresionó y emocionó saber cómo se estaban apoyando entre sí, tanto los clientes como los empleados, y cómo habían empezado a intercambiar lo que habían aprendido al principio de la pandemia y qué cosas funcionaban. Cuando los tiempos son difíciles, los superamos juntos.

Las comunidad Workday se unió en el momento preciso y sigue prestándose apoyo mutuo mientras nos preparamos para el futuro del trabajo y los negocios. Por eso me siento esperanzado y sigo siendo optimista sobre el futuro de Workday. 

Más lectura