El futuro: ocho tendencias con efectos en la función del CFO

Rakesh Duggal (Senior Manager en Deloitte) habla con Annette Melatti (Senior Director en Workday para marketing de soluciones en la función del CFO) sobre las tendencias que están definiendo el futuro del área de finanzas y qué pueden hacer los responsables financieros para incorporarlas a sus tareas cotidianas.

Image placeholder

Durante los últimos 18 meses, la función de finanzas ha atravesado un periodo de rápida transformación, intensificada por los efectos de la pandemia global. En un webinar reciente, Rakesh Duggal (Senior Manager en Deloitte) y Annette Melatti (Senior Director en Workday para marketing de soluciones en la función del CFO) hablaron sobre las tendencias que están definiendo el futuro del área de finanzas en los próximos cinco años. 

En este artículo, Melatti pide a Duggal que entre en más detalles y hable sobre lo que los responsables financieros pueden hacer para incorporar estas tendencias a su trabajo cotidiano.

En el webinar habló de algunas de las cosas que tienen en vilo a los CFO. ¿Hasta qué punto son importantes?

En nuestro informe "Finance 2025: Digital Transformation in Finance", se destacaba la aceleración que la conmoción causada por la pandemia provocó en ocho áreas que están redefiniendo las finanzas. Los CFO están examinando cómo se relacionan con la actividad empresarial y cómo pueden cambiar sus formas de trabajar actuales o aportar más valor. Dentro de los departamentos de finanzas investigan cómo modernizar la tecnología que utilizan sin endeudarse demasiado, y cómo crear procesos aptos para el futuro, que sean escalables y se adapten a los cambios. 

¿Qué tendencias desveló Deloitte en su estudio "Finance 2025" y cómo las están siguiendo los CFO?

Creo que es importante desglosarlas y empezar por la evolución posterior de la fábrica de finanzas. Las transacciones se realizarán sin contacto según se vayan automatizando las operaciones financieras. Eso implica que la tecnología eliminará las transferencias en los procesos de transacciones y sustituirá el trabajo manual que se suele asociar al traspaso de las transacciones de un silo financiero a otro. Podría decirse que nos encaminamos hacia las finanzas sin fricciones.

En segundo lugar, debemos examinar el rol de las finanzas. Con la automatización generalizada de las operaciones, las finanzas se van a centrar más en los insights de negocio y en el servicio. Las skills de la función tendrán que cambiar. A medida que se implantan en el lugar de trabajo nuevas combinaciones de tecnología y fuerza laboral humana empiezan a predominar los insights más analíticos derivados de datos.

La tercera área es la del ciclo financiero. Las finanzas van a operar en tiempo real y los informes periódicos e indicadores clave como los de ingresos, gastos, flujo de caja e inventario van a hacerse continuos. Las operaciones y las decisiones se basarán en analytics en tiempo real y no en informes periódicos. Aunque haya quienes argumenten que esas decisiones no se basaban en datos de periodos pasados sino en actualizaciones offline que los equipos financieros llevan a cabo entre un ciclo y otro.

Creo que el autoservicio también figura en la lista de las ochos tendencias en el informe "Finance 2025" de Deloitte. ¿Cómo debería enfocarlo la función de finanzas?

Sí, la cuarta área es la de autoservicio y se convertirá en la norma, especialmente con la proliferación de las herramientas digitales. Esto siempre ha creado inquietud en algunas funciones de finanzas, sobre todo debido a los modelos de seguridad que harán falta para trabajar en una plataforma; pero asistiremos a un incremento en la demanda de acciones de autoservicio para los usuarios de finanzas. 

En quinto lugar están los modelos operativos de las finanzas. Con la automatización dando lugar a una fuerza laboral de finanzas más diversa, surgirán nuevos modelos de distribución. Y al hablar de la fuerza laboral diversa, estamos hablando de la integración de trabajadores autónomos, empleados esporádicos y crowdsourcing. Las empresas también evaluarán los beneficios de la automatización teniendo en cuenta si las operaciones se realizan en el propio país o en otros. En general, el área de finanzas va a necesitar modelos operativos bastante más colaborativos que los actuales.

"La clave para las finanzas es hacerse más ágiles y usar los datos para producir insights valiosos".

Rakesh Duggal Senior Manager Deloitte

¿Podríamos decir que las tres últimas tendencias son realmente importantes, sobre todo para la evolución de las finanzas?

Se podría decir que son tendencias que existen desde hace tiempo, pero creo que han adquirido un nuevo significado en los últimos años y seguirá siendo así en el futuro. 

La sexta tendencia en la lista es la de planificación de recursos empresariales (ERP). Los microservicios y las aplicaciones financieras harán la competencia a los grandes sistemas ERP con arquitecturas monolíticas. En lugar de centrarse únicamente en el registro de transacciones, los ERP se centrarán en analytics e insights en los que basar su evolución. Las nuevas aplicaciones sustentarán la toma de decisiones más rápida en el área de finanzas, con analytics reales.

Luego está el área de los datos. Se exigirá a la función de finanzas que proporcione datos más precisos y que lo haga con más rapidez. El gobierno de datos va a ser un factor importante y la verdad es que nadie lo hace como es debido. Las empresas deberían esforzarse por organizar sus fuentes de datos, para poder compartir la información entre equipos y generar valor, sobre todo teniendo en cuenta que los conjuntos de datos van a aumentar exponencialmente.

La última tendencia, que en mi opinión va a ser la más importante, es cómo gestionan las empresas su fuerza laboral y sus lugares de trabajo. Los empleados van a hacer cosas nuevas y de nuevas maneras, y es esencial proporcionarles una formación orientada al servicio al cliente. Ganará importancia el desarrollo de talento capaz de explicar cosas en lugar de limitarse a citar datos. El área de finanzas va a tener que adaptarse si no quiere perder oportunidades. Todo eso debe hacerse en un modelo con más flexibilidad geográfica para acomodar a trabajadores remotos.

Está claro que la digitalización es un componente esencial de estos cambios, pero ¿cómo se deja notar en áreas que siempre han sido problemáticas, como las de finanzas operativas con su uso masivo de recursos?

Todas estas tendencias tienen a las fuerzas digitales como elemento fundamental. Los procesos de gestión se ejecutan como una combinación de interacción humana y tecnología, y el acceso a skills y talento diverso está ganando terreno. La clave para las finanzas es hacerse más ágiles y usar los datos para producir insights valiosos. 

La tecnología transformativa es lo que alimenta esas fuerzas e impulsa a las finanzas para lograr algunas de las oportunidades relevantes en su ámbito. En el caso de las finanzas operativas, son tres las oportunidades potenciadas. La primera de ellas es el procesamiento de transacciones sin contacto.

Se estima que un 90 % del procesamiento de transacciones se realizará de forma automatizada, y que tareas rutinarias como la búsqueda de datos y la confirmación de validaciones correrán a cargo de bots de finanzas o serán actividades digitales. 

La segunda oportunidad es la disponibilidad de datos en tiempo real. Los laboriosos cierres de libros que conocemos actualmente dejarán de existir y los líderes y directivos tendrán permanentemente a su disposición información financiera precisa. 

La tercera es la oportunidad de centralización. Mientras ocurre todo esto, los recursos pasarán a centros físicos o virtuales o a fábricas de finanzas, como ya hemos mencionado. Y la necesidad de skills de operaciones se reducirá y se requerirán más skills estratégicas y tecnológicas.

¿Ese nivel de automatización y de mayor eficiencia implica entonces una función de finanzas más estratégica y una mejor colaboración con las principales partes interesadas?

Creo que así será, sí. En el aspecto financiero del negocio, hay enormes oportunidades relacionadas con la calidad de los análisis. Los atributos clave en este caso son predictivos, esclarecedores e integrados. 

Predictivos significa que, en lugar de elaborar informes sobre periodos pasados, se centrarán en predecir el futuro y la función de finanzas identificará de modo proactivo oportunidades para mejorar el rendimiento e interactuar con las empresas. 

Esclarecedores porque la automatización y los informes mediante autoservicio van a liberar capacidad para la generación de insights. La función de finanzas expandirá su uso de la visualización y la narrativa para que los usuarios empresariales comprendan mejor los datos financieros y sus implicaciones. 

E integrados se refiere a los vínculos más estrechos entre las finanzas y la planificación y los análisis de las operaciones. Y la funcionalidad de autoservicio facilitará el acceso de los usuarios empresariales a los datos.

Por último, las finanzas especializadas tendrán oportunidades de incrementar la eficiencia y añadir capacidades. Ganarán eficiencia mediante la automatización y eso mejorará la precisión y la rapidez de tareas repetitivas como las de los informes tributarios rutinarios; y también mediante la adopción del blockchain para todo el ecosistema, que contribuirá a reducir el tiempo de procesamiento y los costes, e incluso podría eliminar procesos enteros. Las finanzas especializadas serán más estratégicas al cambiar el foco de atención desde las tareas de transacciones a áreas de alto valor tales como las de estrategia tributaria, tesorería y planificación de escenarios de riesgo, con más análisis predictivos incluidos. Y en última instancia se reforzarán con nuevas funciones, como las de los controles automatizados y las estrategias predictivas de operaciones de cobertura de riesgo que mejorarán la capacidad de respuesta a eventos y mejorarán la protección de los activos de la empresa.

Vea todo el webinar bajo demanda para descubrir más sobre la aceleración digital de las finanzas y ver ejemplos reales de la transformación financiera en la práctica.

Más lectura